Estados Unidos ha conseguido el mayor crecimiento de ocupación desde hace década y media. Esto se puede llamar recuperación, consiguiendo paliar los millones de empleos destruidos en esta crisis.

Alemania y Reino Unido, alcanzaron este nivel de ocupación durante el 2014 antes que Estados Unidos.

En España e Irlanda la burbuja inmobiliaria fue la explosión de la crisis económica, únicamente en Estados Unidos se perdieron más puestos de trabajo que en España pero la incidencia relativa en la primera economía mundial fue bastante menor (del 7% hasta el 18% en España).

En Grecia se destruyó un 25% del empleo.

Hasta el tercer trimestre del 2014, Norteamérica, Unión europea y Japón marcaron el dato de la creación de 500 millones de empleos y se compensó los 24,6 perdidos en la crisis.

La primera en recuperarse de la crisis del 2008 fue Alemania. Italia empeora sus datos teniendo el peor dato en cuanto a ocupación desde hace cuatro décadas. Junto a España o Grecia, empezó a crear empleo en 2014.

Alemania recurrió a reducir las jornadas laborales creando empleo a tiempo parcial y compensando la pérdida de poder adquisitivo con subsidios. Su tasa de desempleo no superó el 10%.

El año más crítico de la crisis fue 2009, más de un millón y medio de trabajadores redujeron jornadas de trabajo.

En los países con menor tasa de desempleo, los salarios crecen en menor medida que la productividad de la empresa. Una desigualdad que será un gran desafío en el futuro de las sociedades occidentales.