El país alemán exige estar asegurado para residir en su país, es decir, es obligatorio estar asegurado. Hay varias opciones:

  • A través de la tarjeta sanitaria europea.
  • Con un seguro privado del país de origen.
  • Estar afiliado a una Krankenkasse alemana.

Las Krakenkasse son empresas especializadas en los seguros médicos. La ventaja es que en el ámbito de las Krakenkasse las hay privadas y públicas. En el ámbito de las públicas hay dos principalmente conocidas AOK y TK, pero te recomendamos consultes por tu cuenta y en base a tus necesidades, como siempre, la mejor opción es comparar.

Hay personas a las que se les obliga a obtener un seguro público y otras, que pueden elegir entre el privado o el público. Las diferencias entre uno y otros son muy ambiguas. Algunas de ellas son:

  • A la hora de pagar los medicamentos: por la vía pública no debes pagar nada y después tu compañía de seguros efectúa el pago al estado. En cambio, por la vía privada, el paciente debe abonar la cantidad necesaria y más tarde, su compañía le realiza el reembolso del importe.
  • En relación a la cobertura de los planes: respecto a los seguros sanitarios privados sus planes tienen una cobertura mucho más extensa e incluyen servicios que los públicos no cubren como lentillas o terapias alternativas entre otros. Por el contrario, una de las ventajas del seguro del Estado es que se puede asegurar a toda la familia sin coste adicional, los pacientes deben pagar 10€ por la primera visita médica en los primeros tres meses.

El seguro asistencial cubre los cuidados de un enfermero o auxiliar en caso de accidente grave, invalidez, vejez o enfermedad, el cual se encarga de ayudarte o facilitarte tu vida cotidiana. Este tipo de seguro es obligatorio si se tiene un seguro médico.

Por otro lado, el servicio de un dentista suele ser bastante caro, hasta el extremo de que muchos ciudadanos alemanes viajan a otro país para realizarse los tratamientos dentales. Es aconsejable que antes de emprender el viaje te realices una revisión y compruebes que está todo en orden en tu dentista habitual.

En la farmacia puedes encontrar dos tipos de medicamentos: los que no están sujetos a prescripción médica y otros que necesitan una receta. En este país son muy estrictos con este tema, el seguro público cubre casi todos los medicamentos que necesitan receta, incluso en algunos casos analgésicos como son las aspirinas.

Por norma general, los medicamentos, hospitales y médicos son muy caros en Alemania, por lo que es realmente necesario un seguro médico con una entidad local para estar cubierto en caso de accidente o emergencia.  Los ciudadanos de la Unión Europea y que posean tarjeta sanitaria europea (TSE) tienen derecho a todos los servicios sanitarios igual que un individuo de nacionalidad alemana.