La información en un CV se puede mostrar de muchas maneras diferentes. En función de aquello que quieras marcar como más relevante, deberás de escoger un modelo y otro.

Currículum cronológico. Es el formato ideal si eres una persona muy experimentada y que ha desarrollado multitud de trabajos diferentes. Gracias a este formato podrás resaltar tu evolución a lo largo de los años y cuál ha sido el aumento de tu escala profesional.

Generalmente, los entrevistadores, prefieren que se realice un orden cronológico inverso, ya que les permite conocer cuál ha sido tu último trabajo y que competencias has trabajo y desarrollado en último lugar, indudablemente son las que más les interesa conocer.

Sin embargo, este CV tiene una desventaja, y consiste en la focalización de la edad que tienes o que no haya ningún ascenso o cambio de responsabilidad a lo largo de los años.

 Currículum funcional o temático. Este tipo de curriculum no resalta tus empleos o experiencia laboral anterior, si no tus habilidades, capacidades y forma de trabajar. Por lo tanto, permite seleccionar y destacar aquellas habilidades propias y logros conseguidos a la vez que podemos omitir todos aquellos que no deseemos mostrar, por ejemplo periodos de inactividad.

Éstas características hacen que sea un tipo de CV perfecto para personas que acaban de incorporarse al mercado laboral y que no tienen experiencia anterior que acreditar.

La desventaja que conlleva la elección de un curriculum funcional consiste en que no podrás destacar las empresas para las que has trabajado ni el tiempo en cada una de ellas.

Currículum combinado o mixto. Consiste en elaborar una fusión entre los dos anteriores, lo que le otorgará un carácter completo y beneficioso aunque en contraposición es más complejo de elaborar.

La estructura de éste CV comienza por ordenar el contenido de manera funcional destacando competencias, actitudes y aptitudes de cara a desarrollar un trabajo. Una vez descritas nuestras capacidades continuamos con una descripción organizada del tiempo a lo largo de nuestra vida laboral, lo que nos permite destacar las habilidades que posees a la vez que se refleja la experiencia y formación.

El único inconveniente de este formato, es que no resulta lo más adecuado para formularios estándar como puedes encontrar en portales web de empleo.