Es necesario entender que los grupos “primarios” o reducidos, cualquiera que sea su naturaleza (por ejemplo la pandilla, nuestra familia, los profesores de un colegio, el grupo/clase del que somos profesores, un equipo deportivo, un equipo directivo o de trabajo…) ofrecen todos una serie de fenómenos comunes, tales como sentar unas normas, controlar la conducta de sus miembros, ejercer presiones sobre los mismos o la creación de unos determinados roles que se reparten entre ellos.

La Dinámica de Grupos fue iniciada por Kurt Lewin en los años 30 del siglo XX. El autor de la Teoría de Campo en el ámbito de la física, aplicó ese mismo paradigma a las fuerzas sociales emergentes en los grupos. Esta ciencia se ocupa de la conducta global de los grupos y de las variaciones de la conducta individual de sus miembros bajo la influencia del grupo. Comienza, analizando las propiedades de los grupos, considerando luego la estructura de los mismos y los tipos de interacción que se dan entre sus miembros. Se ponderan las normas por las que se rigen los grupos, las metas que éstos se proponen y los problemas que surgen en el funcionamiento de los mismos. También hay que estudiar cómo se pueden dirigir los grupos y las técnicas que permiten aumentar su eficacia. Su utilidad práctica radica en que permite conocer la conducta de los grupos y, en consecuencia, poder encauzarla del modo que se juzgue más conveniente.

Existe el peligro de identificar la técnica con la dinámica de grupo, de ahí que a veces se escuche decir: “voy a aplicar una dinámica de grupo”, lo cual constituye un error, puesto que la dinámica de grupo ocurre siempre dentro de cualquier grupo y no cuando se aplica la técnica.

Se denominan técnicas grupales a los medios o a los modos empleados en situaciones de grupo para lograr la acción del mismo. Las técnicas de grupo son procedimientos sistematizados de organizar y desarrollar la actividad del grupo, sobre la base de los conocimientos suministrados por la teoría de la Dinámica Grupos. Se emplean, diversas situaciones para desarrollar una mayor actividad en los mismos con un menor esfuerzo y mayor economía. Las técnicas de grupo son técnicas para comunicarse y organizar mejores relaciones humanas.

Una técnica no es en sí misma ni buena ni mala, pero puede ser aplicada efectivamente, indiferentemente o desastrosamente. Por eso, es importante que seamos conscientes de que:

  • No todas las técnicas sirven para todos los objetivos.
  • No todas las técnicas pueden utilizarse en todos los sitios.
  • Las técnicas son sólo un medio, nunca un fin en sí mismas.