De todos es sabido que Francia es la madre de la burocracia y tanto es así que si no tienes claro los procedimientos a seguir para instalarte allí enfrentarse a esta barahúnda de trámites puede convertirse en una odisea. A fin de que este no ocurra a continuación detallaremos algunos pasos a seguir para establecerse en Francia adecuadamente:

1. Alojamiento

En cuanto a la vivienda existen múltiples opciones.

  • Algunos ayuntamiento, suelen proponer  “un logement à loyer rmodéré” para optar por ese tipo de viviendas solo tienes que dirigirte al departamento correspondiente de este tipo de alquileres en el ayuntamiento. Es una solución bastante asequible, aunque tienes que ser bastante rápido para obtener una, ya que las viviendas que se proponen por el ayuntamiento suelen ser muy reclamadas.
  • Residencias para estudiantes públicas o privadas: Suelen ser únicamente para estudiantes y las plazas que se ofertan son bastante limitadas. El centro regional universitario y escolar (CROUS) ofrece numerosas posibilidades para alojarte. Aquí os dejo el enlace de la CROUS de París para que veías un ejemplo. http://www.crous-paris.fr/
  • Compartir piso: En Francia es muy habitual compartir piso, tengas la edad que tengas, para ello simplemente debes buscar un “Colocataire”. Para hacerlo hay algunas páginas especializadas en este ámbito como Apparteger http://www.appartager.com/ o Colocation http://www.colocation.fr/
  • Por último, si estás interesado en vivir sólo, la mejor opción es decantarse por un estudio. Para alquilarlo puedes hacerlo a través de una agencia o a través de un particular. La mayoría de particulares suelen publicar sus anuncios en Le bon Coin http://www.leboncoin.fr/ o http://www.Seloger.com. Antes de alquilar, recuerda preguntar por si el precio incluye mobiliario, si comprende agua, luz y calefacción y antes de firmar debes hacer un “état de lieux”.

Una de las grandes problemáticas con las que te puedes encontrar es que te pidan un justificante de tu cuenta bancaria, sin embargo para abrirte la cuenta corriente necesitas el contrato de un piso. Es una rueda viciosa a la que encontrarás salida con alguna ingeniosa estrategia.
Lo más importante que debéis conocer sobre el alojamiento, es que, independientemente de la vivienda por la que optéis, en algunos casos os podéis beneficiar de ayudas sociales para el alquiler. Para obtenerlas tendréis que dirigiros con vuestro contrato de alojamiento (a vuestro nombre) a La Caisse d’allocations familiales (CAF) y rellenar los formularios necesarios. Si es la primera vez que realizas este trámite, lo mejor es que concertéis una cita con una agente de la CAF para que te informe y te ayude en este proceso.
Por último, recordaros que en el caso de alquiler privado es necesario suscribir un seguro de vivienda que corre a cargo del inquilino. Puedes hacerlo en cualquier compañía de seguros como Allianz https://www.allianz.fr/assurances-particuliers/assurances-particuliers.html# o La Maif http://www.maif.fr/accueil.html
2. Abrir una cuenta corriente
Para poder abrir una cuenta bancaria es necesario en primer lugar concertar una cita “rendez-vous” con el agente. Antes de concertarla recuerda que en Francia los bancos abren mañana y tarde. Para poder abrirla tiene dos opciones:

  1. Contar con una persona que te avale que ya tenga cuenta
  2. No contar con aval, para lo que necesitarás:
    1. Contrato de alojamiento
    2. Fotocopia del Dni
    3. Contrato de trabajo o matrícula de los estudios que se estén cursando (en caso de poseerse).
    4. Depositar una suma de dinero inicial (entre 10€ y 20€).

Una vez abierta la cuenta, os facilitarán un “chéquier” muy habitual para realizar pagos y compras en Francia y os pedirán una carta bancaria llamada “carte bleu” que os supondrá en la mayoría de los casos un coste adicional. No olvidéis pedir el “RIB” (Identificación bancaria de su cuenta) que son necesarios para la mayoría de trámites administrativos.
Algunos de los bancos más populares son:

 

3. Seguridad social Francesa
Los trámites de sanidad son los que más dolores de cabeza te van a ocasionar.
No existen ambulatorios ni tienes un médico asignado como ocurre aquí en España.
Los médico trabajan en consultas privadas y debes solicitarle ser su paciente. Si él está de acurdo debe rellenar el siguiente formulario http://www.ameli.fr/fileadmin/user_upload/formulaires/S3704.pdf y que el médico lo firme. De esta manera cuando estés enfermo puede dirigirte a este médico y la visita te saldrá más económica o mejor dicho la seguridad social te rembolsara mayor parte del gasto. Por tanto, del dinero que el “médecin traitement” te cobra (30 € aproximadamente por visita) la seguridad social te rembolsará el 70% en lugar del 30% que es lo que te darían si te diriges a cualquier otro médico. Para informarte de las consultas privadas y hospitales más cercanos puedes consultar la web de “Assurance Maladie” (Ameli) http://www.ameli.fr/
¿Cómo te reembolsan el dinero?
Pues bien para obtener la “carte vitale” para beneficiarte de todos los derechos correspondientes a la seguridad social es necesario dirigiros a la CPAM más cercana (sin cita previa) y entregar la siguiente documentación:

  • Formulario « Declaration de choix du médecin traitant »
  • Fotocopia de tu DNI.
  • Partida de nacimiento plurilingüe (Puedes solicitarla por internet o bien en su ayuntamiento antes de realizar el viaje)
  • R.I.B.
  • Nóminas anteriores
  • Certificado de domicilio o copia del contrato
  • Copia de tu contrato laboral.
  • L’attestation de déclaration unique d’embauche

Con estos trámites tendríamos cubiertos el 70% de la consulta médica, del 35% al 65% de los gastos en farmacia y el 80% de los gasto de hospitalización.
¿Pero qué sucede con el % restante? Para estar cubierto al 100% es necesario adheriros a un seguro sanitario privado como puede ser la MGEN (para el cuerpo docente).
4. Contratos de telefonía
Lo más recomendable, es que, optes por un contrato, en lugar de comprar tarjetas de prepago. Ya que el coste es en la mayoría de los casos, mucho más elevado. La tarjeta de prepago de Orange te obliga a recargar 5€ cada semana. Sin embargo en la compañía Free Mobile (que no tiene sedes físicas, todos los trámites se organizan a través de su página web http://mobile.free.fr/ te ofrece un “Forfait mobile” por sólo 2 € al mes (sin permanencia) con minutos gratis incluidos (120 min) para llamadas nacionales e internacionales, además de mensajes ilimitados.
Además de está dos compañías hay algunas otras como Buygues y SFR que también te ofrecen diferentes servicios. La ventaja de estas compañías es que suelen tener alguna tienda para atención al cliente y la cobertura que ofrece suele ser bastante buena, aunque eso sí, son mucho más caras.

 

5. Transporte
La red de transporte público está muy desarrollada y suele ser la opción más económica para moverte por la ciudad. Simplemente debes comprar una tarjeta de bonos que puedes ir recargando. Esta red incluye tanto metro, RER, autobús, Tramways, nocilien…
Por otro lado encontramos la red ferroviaria que también funciona bastante bien en Francia y puedes conseguir numerosas reducciones con las tarjetas de fidelización. Simplemente debes consultar la página web de la SNCF. http://www.sncf.com/
Por último, comentaros la posibilidad de compartir coche, modalidad de transporte que está extendida en Francia desde hace muchos años. Para consultar las oposiciones disponibles puede consultar la web de Covoiturage. http://www.covoiturage.fr/
Con estas simples pautas podréis comenzar a hacer vuestros primeros pinitos en Francia, aunque, como bien hemos dicho, lo mejor es armaros de paciencia y valor para afrontar al esperpento de la burocracia francesa.